Los negocios mexicanos, a la orden del día

México, como pasillo entre Estados Unidos y Centroamérica, siempre ha sido visto como un lugar de paso, pero también como centro neurálgico de numerosos negocios. Algunos de ellos ilegales, por supuesto. Eso ha tenido una enorme repercusión en su economía, aunque podría haber sido mucho mayor de haber consistido en actividades lícitas.

Un mercado que no para de crecer es el porno mexicano, ya que ha sido capaz de aunar lo mejor del underground de América Central y del Sur junto con las superproducciones de EE.UU. Sin duda, esta dinámica va en la línea de la mayoría de negocios en mexicanos. Vamos a echar un vistazo a un ejemplo del atractivo de México para las empresas en expansión.

Naulover y su expansión en México

La marca de moda Naulover ha cerrado el 2017 con un incremento de facturación del 5% y afronta este 2018 con el objetivo de seguir ampliando las exportaciones, con los primeros puntos de venta en Rusia y Panamá. También planifica la apertura de un segundo punto de venta en formato corner en unos grandes almacenes de Palacio de Hierro (México) y prevé inaugurar otra tienda en Dubai. A la vez, el plan de expansión tiene la mirada puesta en los Estados Unidos, donde Carme Noguera quiere doblar la presencia que ahora tiene la firma: en dos años confía llegar a una veintena de puntos de venta.

Naulover ha llegado prácticamente a los 20 millones de euros de facturación durante el último año y ha estrenado el 2018 con el objetivo claro “de internacionalizar” todavía más la firma, y la compañía “vive un momento dulce, de crecimiento”. Se debe a la apuesta por el trabajo local en un sector donde las deslocalizaciones han sido un goteo que han acabado asimilando el resto de marcas entre sí. En cambio, Noguera sostiene que Naulover ha sabido preservar su singularidad. “Nuestro producto es muy concreto. Cómo que lo hacemos todo aquí, acaba siendo muy diferente del resto”, defiende para poner en valor los más de 60 años de la marca.

Durante estos años, la firma se ha especializado en ropa de mujer y, concretamente, en puntos de distribución en formato corner a los grandes almacenes, como lo Corte Inglés en el caso del estado español y Portugal, a la vez que también vende a través de tiendas multimarca y dispone de alguna franquicia, aparte de dos tiendas propias a la ciudad de Barcelona. Es con el formato corner que Naulover quiere seguir expandiéndose en todo el mundo, ampliando la presencia a Palacio de Hierro, consolidando la marca en Italia y expandiéndose a Costa Oeste de los Estados Unidos. La compañía tiene actualmente 10 puntos de venta en esta zona de Norteamérica y aspira llegar a los 20 el año que viene. Actualmente, las exportaciones representan el 25% del negocio, con una cifra que es superior si sólo se observan los datos en cuanto a las tiendas multimarca, donde las ventas exterior rozan el 50%.

Cambio de paradigma en los lugares de venta

La intención de Noguera, en un plazo de entre 5 y 10 años, es ensanchar la facturación exterior en cuanto a los corners y lograr un 50% de las exportaciones en todos los formatos de venta. En conjunto, esta distribución representa actualmente un 5% del negocio, a pesar de que Carme Noguera garantiza que cada semestre constatan un aumento significativo. Por este motivo, la directora vaticina un crecimiento exponencial durante los cercanos 5 y 10 años, admitiendo que las ventas por internet son un canal de distribución a la alza, “y no tienen límite”.

En este sentido, prevé que las tiendas físicas se acabarán convirtiendo en puntos “donde vivir experiencias, pero no para comprar”. Chicos que visten ropa de NauloverTot y que Naulover es una marca especializada en ropa de mujer, cada temporada diseña una línea masculina y, precisamente, Carme Noguera ha detectado un acercamiento a la alza de chicos jóvenes que se interesan por la marca. Con todo, explica, sorprendida, que muchos de ellos apuestan para vestir ropa de mujer. Es por este motivo que Naulover incorporó chicos durante el desfile de esta última edición de la 080 Barcelona Fashion, con la intención de aprovechar el nuevo perfil de cliente por fidelizarlo como consumidor habitual de la firma. De hecho, Noguera considera que estos chicos jóvenes permiten demostrar la transversalidad de la marca, que abraza tanto jóvenes masculinos de 19 años como señoras de más de 60.