Los efectos colaterales de la prostitución y la pornografía

Entendemos que la explotación sexual es un fenómeno que afecta mayoritariamente a mujeres y niñas en situación de exclusión económica y social. Además, es un fenómeno globalizado ante el cual es muy difícil actuar: nos encontramos ante un mercado muy estructurado, monopolizado por las organizaciones del proxenetismo a escala mundial, que se nutre de mujeres inmigrantes procedentes de países con graves problemas económicos, sociales y políticos.

Según varias publicaciones, en muchos países de todos los rincones del planeta la prostitución genera beneficios millonarios; a nivel mundial hay datos en http://www.mvideoporno.xxx/redtube/ de que, en los 90, situaban el tráfico de personas con fines de explotación sexual, como la tercera rama del crimen organizado, mientras que ya en 2000 se considera que había pasado a la segunda posición.

La lucrativa industria al sexo

Por otro lado, también pensamos que el debate sobre la posible regulación de la prostitución se ha introducido de manera perversa e interesada; la afirmación de que “existe una prostitución voluntaria y una prostitución forzada” ha sido impulsada por los lobbys económicos beneficiarios de este gran negocio y algunos estados interesados en una parte de los suculentos ingresos que esta genera. Esta interesada afirmación ha conseguido la adhesión de algunos grupos de mujeres, cosa que ha sido utilizada por algunas centrales sindicales y organizaciones políticas para justificar su posición reglamentarista.

Esta afirmación mujer por buena la desigualdad existente entre hombres y mujeres porque obvia aquello esencial, que es que, toda prostitución, es una práctica machista que ratifica esta subordinación y que, consentida socialmente, legitima la aceptación de un mercado de cuerpos de mujeres al servicio y por el consumo “a la carta” de los prostituidores o también llamados clientes.

Son muchas las instituciones políticas y sociales que se declaran contrarias a cualquier forma de explotación y esclavitud de seres humanos y, por lo tanto, a la reglamentación de la prostitución como una manera de legitimar la violencia contra las mujeres. Todo parece indicar que debería abrirse claramente un debate social sobre las causas y los efectos de la prostitución, que permita ofrecer alternativas a las personas prostituidas.

El beneficio económico de la prostitución

Está claro que todas las personas que se benefician de la prostitución tienen una opinión mejor formada que los observadores externos. Las situaciones que viven las mujeres que ejercen este oficio pueden ser muy diversas, así que en ocasiones deberíamos ahorrarnos ciertas críticas o juicios de valor sin conocer la información de todas las partes. Afirmar generalizaciones sin cuidarse de no faltar a la verdad puede ser una actitud muy contraproducente.

Para evitar actitudes lesivas, es de primordial importancia tener en cuenta los derechos fundamentales y tratar a las mujeres con respeto, ya que el hecho de que ejerzan una profesión moralmente cuestionable no significa que se pueda olvidar su bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *